Inicia la Edición V del Programa MBET de Mindfulness la Universidad de Murcia

21/05/2019 |by Roberto Crobu | 0 Comments | MIndfulness | , , ,

El pasado miércoles 8 de mayo inició la quinta edición del programa de Regulación Emocional Basado en Mindfulness MBET en la Universidad de Murcia.

Una decena de estudiantes de diferentes edades y perfiles personales, recibieron su primera clase de la mano de Roberto Crobu, quien manifestó su gran satisfacción por observar que este proyecto está poco a poco consolidándose entre la oferta formativa de estudios propios de la Universidad de Murcia.

Desde el Centro de Estudios Económicos  y Empresariales de la Universidad se destacó el intenso trabajo de preparación y organización que requiere este tipo de formación, llegando a implicar hasta dos coordinadores docentes de la Universidad, profesorado especializado, y otro personal administrativo y de apoyo.

La oferta se lleva impartiendo desde el año 2015 con una frecuencia constante de una sola convocatoria anual, siempre en primavera, y siempre con el mismo formato de 30 horas lectivas presenciales, que incluyen:

  • Debates sobre las dificultades de la práctica y la adquisición de los hábitos, con mentorización en aula.
  • Exposición teórica de los contenidos.
  • Dinámicas y experimentos vivenciales sobre atención plena.
  • Ejercicios de atención plena en modalidad estática y/o dinámica.

Pese a mantener la misma tarifa de matriculación desde su primera edición y ver inalterado su concepto inicial, el programa no resultó ajeno a mejoras y modificaciones que enriquecieron la experiencia de usuario de sus alumnos: en la tercera edición se grabaron algunas clases para que los alumnos pudieran tener acceso a ellas en todo momento. En la cuarta edición se completó el material de apoyo con una serie de lecturas y documentos electrónicos para el seguimiento.  En esa edición también se incorporó un examen final teórico on line, para afianzar los aprendizajes.

Finalmente, en esta quinta edición se han añadido más lecturas y documentación de apoyo, y se ha contado con la participación voluntaria de algunos alumnos recién titulados del Posgrado de Capacitación para Monitores en Mindfulness, que impartió la misma Universidad y el mismo Centro, entre Octubre de 2018 y Abril de 2019. Éstos intervendrán como invitados a las clases, con el fin de guiar algunas prácticas y ejercicios dirigidos a los nuevos alumnos.

KEEP READING

La Universidad de Murcia Clausura la I Edición del Especialista Universitario en Mindfulness

03/04/2019 |by Roberto Crobu | 0 Comments | Formacion, MIndfulness | , , ,

Un grupo heterogéneo de alumnos, con un elemento en común. Después de una inmersión intensiva en Mindfulness durada 6 meses, se convirtió  en el primer colectivo que recibirá en Murcia la titulación de Monitor en esta disciplina.

El proceso de entrenamiento y formación fue muy exhaustivo, riguroso,  y completo.  Concentró una gran cantidad de temas, e implicó el aprendizaje de una variada gama de técnicas y ejercicios.

Durante ese tiempo los alumnos pudieron aprender de los más prestigiosos y consolidados expertos en Mindfuless de la Región. Carmen Álvarez, Gianina Iglesias, y Manuel Ruiz, son profesionales con trayectoria de más de diez años. Y les acompañó un equipo docente coordinado por el principal promotor de esta iniciativa, Roberto Crobu.

El mismo Roberto Crobu, se encargó de diseñar el itinerario formativo,  y la metodología didáctica. La conceptualizó como un camino de profundización progresiva, orientada a sentar el hábito de la práctica. El curso se concibió como un “viaje” de transformación personal acompañado de la introducción de una serie de herramientas de desarrollo y enriquecimiento personal. La idea era crear una “experiencia de aprendizaje de alumno” muy vivencial, basada en la esencia de los principios del Mindfulness (Curiosidad, Apertura, Amabilidad, Aceptación, Ecuanimidad).

Para ello fue necesario contar con un inmejorable plantel de docentes, entre los cuales figuran  reconocidos profesionales del ámbito de la Psicología, la Educación, la Nutrición, y el Marketing. Esteban Ortiz, Raul Gallego, Laura Wilkis, Oscar Sánchez, Ana Canales, Javier Corbalán, Pedro Jara, Marta Garaulet y Bárbara Hernández figuran como docentes complementarios.

Gracias precisamente al enfoque muy orientado hacia el emprendimiento, el programa de entrenamiento finalizó con la presentación de los trabajos finales que los alumnos defendieron con gran dominio de la metodología. Algunos de los proyectos presentados se convertirán en los próximos días en realidad ya que en ese transcurso algunos alumnos lograron reunir y formar a  grupos de asistentes para iniciar su andadura como Monitores Profesionales.

La próxima edición del Especialista Universitario tendrá lugar en Octubre de este año, abriéndose las inscripciones a partir de Junio.

Para los que no quieran esperar hasta entonces o prefieran una formación más reducida, al uso, y de iniciación la Universidad acaba de abrir el plazo de matriculación para el Curso práctico MBET en Mindfulness, de 30 horas, que iniciará el 8 de Mayo de 2019 y que tiene plazo de inscripción hasta el 23 de Abril. Para más información se puede visitar este enlace de la Universidad:   https://casiopea.um.es/cursospe//mindfulnesspresencial.f

KEEP READING

APLICACIONES PRÁCTICAS DE LA MEDITACIÓN “MINDFULNESS”: BENEFICIOS Y LÍMITES

27/03/2019 |by Roberto Crobu | 0 Comments | MIndfulness, Principios del Mindfulness, Psicología | , , , ,

Muchos se preguntan cuál es la diferencia ente Mindfulness y Meditación.

La Meditación cubre un amplio espectro de prácticas (tibetanas, taositas, hinduistas, vipassana, zen, etc.) con intenciones más o menos prescriptivas. Estas prácticas pretenden ubicar a la persona en ciertos estados emocionales y mentales (el perdón, el amor incondicional, la gratitud, el presente).

El Mindfulness reúne solo el conjunto de técnicas y enfoques de meditación orientados a centrar la persona en el presente y gestionar sus focos de atención para que permanezcan el “aquí y ahora”.

En el mindfulness se trata de entrenar el primer de los tres niveles del Samadhi, es decir la estabilización de la mente.

Estabilizar es un elemento fundamental para una adecuada higiene mental y no tiene que ver con el mito de la “mente en blanco”.

De hecho, la práctica de la meditación mindfulness requiere una actitud presente pero retraída, de observador que tiene su atención abierta y centrada en sus pensamientos.

No se trata de “No pensar” en nada, sino de tomar consciencia de a dónde se dirigen nuestros pensamientos.

Este proceso, gestionado desde la posición de “observadores” en una sesión de entre 15 minutos y media hora al día, nos permite conocer a fondo que es lo que nos preocupa. Lo que nuestros pensamientos nos proponen será señal de que su contenido por alguna razón está implicando en nosotros, algún tipo de proceso cognitivo y emocional interno.

Pero tomar consciencia de un proceso no sirve de nada si no se hace algo con él. Lo importante es entonces conocer las implicaciones de ese proceso. Sus orígenes, los efectos y las consecuencias que trae para nuestra existencia seguir funcionando desde ese enfoque. Así como nuestro posicionamiento ante ello, es decir nuestra actitud.

Por esta razón yo siempre aconsejo dos tandas de meditación: una para tomar consciencia de los pensamientos más recurrentes y otra  para centrar nuestra atención en un pensamiento de ellos y conocer a fondo los procesos mentales  y emocionales implicados.

Aún así, conocer que parte de nosotros está implicada en ese proceso tampoco sirve de algo si luego no se usa esa toma de consciencia para aportar modificaciones y cambios en nuestras pautas y enfoques con el fin de asumir una posición diferente.

Este es un aspecto fundamental ya que meditar por meditar no aporta mucho a una persona, salvo en ocasiones cierto sosiego por el mero hecho de lograr estabilizar la mente o calmarnos por alejarnos de alguna fuente de estrés.

De por sí estos beneficios son poco estables y duraderos si no se aprovecha la toma de consciencia para cambiar la pauta y actitud de afrontamiento de la realidad que nos provoca malestar.

Cambiar la pauta de pensamiento ya no es cuestión de practicar mindfulness o meditación, sino de cambiar hábitos y estructuras mentales. Este proceso requiere una labor psicológica muy precisa y planeada que marca el final de la intervención con mindfulness para entrar en otro tipo de intervenciones que requieren una cualificación psicológica y terapéutica concreta.

Si bien el Mindfulness puede representar una herramienta de apoyo muy valiosa en todo proceso de desarrollo personal, no es recomendable usarse como sustituto o alternativa a tratamientos convencionales.

KEEP READING

La Universidad de Murcia abre inscripciones para la V Edición del programa MBET

06/03/2019 |by Roberto Crobu | 0 Comments | MIndfulness | , , ,

Ya están abiertas las inscripciones para la quinta edición del programa de Mindfulness presencial MBET de la Universidad de Murcia.

El programa que se lleva impartiendo todas las primaveras desde el año 2015, con una edición por año.

Puntualmente tendrá inicio el 8 de Mayo y se desarrollará durante 10 semanas los miércoles de 18:00 a 21:00, hasta el 10 de Julio.

Esta quinta edición se verá reforzada por un mayor valor añadido consistente en el desarrollo de mayor contenido teórico de apoyo. Este material está basado en evidencias científicas, acumulado a lo largo de las anteriores ediciones.

El programa MBET® se configura como un método de entrenamiento práctico pulido a lo largo de 7 años, a través de una investigación continua sobre las técnicas pedagógicas de aprendizaje más efectivas para practicar con soltura la meditación de atención plena, e integrar el Mindfulness como hábito en la vida personal.

Roberto Crobu, ideador y desarrollador de este método afirma que “el valor diferencial de esta propuesta no se centra tanto en los ejercicios en sí, que suelen ser siempre muy similares entre las distintas propuestas de formación en Atención Plena, sino en la experiencia cosechada en estos años ayudando las personas aprender la meditación cómo práctica placentera y estable”.

Roberto Crobu continua afirmando que “hoy en día nos encontramos ante un Mindfulness de Segunda Generación cuyo objeto principal ya no es la divulgación de la práctica, sino el desarrollo de las técnicas de enseñanza y aprendizaje, que permitirán que, dentro de unos estándares de rigor y disciplina,  los aprendices decidan optar antes por un método que por otro, centrándose no tanto en la validación científica del mismo, sino en la medida en que la técnica de aprendizaje les acerque a una experiencia más agradable y satisfactoria”.

Desde este punto de vista, desde el programa MBET, los años de trayectoria han permitido estudiar y analizar con detalle la “psicología de aprendizaje del Mindfulness”. Este aspecto representa el punto de mayor desarrollo de la oferta, permitiendo que con el tiempo cada vez más personas encuentren facilidad en aprender correctamente la práctica y superar las habituales barreras y dificultades que puedan encontrarse en este proceso.

Pese al gran desarrollo y evolución de la metodología, el programa sigue manteniendo la misma tarifa de matriculación desde el año en que se puso a la venta la primera edición.

Desde entonces, entre las convocatorias oficiales y el resto de ediciones y talleres asociados, Roberto Crobu ha formado e introducido a esta práctica a más de 150 personas.

Para quienes estén interesados en esta edición, las inscripciones así como mayor detalle de información, se pueden encontrar en este enlace:   https://casiopea.um.es/cursospe//mindfulnesspresencial.f

KEEP READING

Roberto Crobu publica los beneficios del Mindfulness en Revista Científica de Deporte

16/01/2019 |by Roberto Crobu | 0 Comments | Deporte y Competición, MIndfulness | , ,

Se trata de la primera publicación científica del autor en revista de impacto, que tiene como objetivo analizar los beneficios del Mindfulness en su aplicación en los deportes. En este caso se trata de la Revista de Psicología Aplicada al Deporte y Ejercicio Físico, del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.

Por primera vez, en lugar de relatar datos y evidencias basadas en la propia experiencia profesional, Roberto Crobu, en colaboración con otro destacado psicólogo del deporte, Víctor Contreras, abordan una exhaustiva revisión bibliográfica de los más relevantes artículos científicos publicados a nivel mundial que tratan de sobre la aplicación del mindfulness en varios deportes.

Para ello, los autores analizaron un total de 128 artículos científicos, publicados en Español e Inglés, en los últimos 15 años, y hallaron conclusiones interesantes:

  • Existen algunos programas de mindfulness específicamente diseñados para la aplicación con deportistas, que son capaces de ofrecer mejores resultados que otros.
  • Todos los programas de mindfulness muestran una estructura parecida bastante estereotipada en cuanto a número de sesiones, frecuencia y duración de las mismas.
  • Existe bastante contradicción en cuanto al impacto positivo del mindfulness en la regulación del estrés con deportistas, contrariamente a lo que se suele promocionar.
  • Existe un claro impacto del mindfulness en la mejora de competencias cognitivas, como la atención y la vigilia.
  • Hay bastante contradicción en lo que se refiere al impacto positivo del mindfulness en el rendimiento deportivo, ya que la mitad de los estudios considerados no encontraron relación.

Independientemente de los hallazgos, los autores encontraron que, pese a no devolver resultados significativos, la gran mayoría de los estudios confirman que a nivel experiencial y fenomenológico, la práctica del mindfulness contribuye a una mejor percepción de calidad de vida por parte de los deportistas que lo practican habitualmente, lo cual hace que esta variable  resulte digna de medirse de manera controlada en futuros estudios.

El artículo se puede encontrar en su formato completo, en el siguiente enlace: https://www.revistapsicologiaaplicadadeporteyejercicio.org/archivos/articulo20181226190104.pdf

KEEP READING

El Estrés es Sexy

19/11/2018 |by Roberto Crobu | 0 Comments | Emociones, MIndfulness, Principios del Mindfulness | , , ,

Este post puede representar una continuación del anterior sobre las insidias que esconde la emoción de la Alegría. Y en efecto lo es.

Hay una relación directa entre emociones y estrés, ya que cualquiera de ellas puede provocar un incremento del arousal de activación nerviosa y derivar en estrés.

Pero no es lo mismo el estrés provocado por el elevado nivel de activación de la tristeza, que el del enfado, del miedo o de la alegría.

Si todos podemos más o menos experimentar el malestar provocado por una elevada activación de emociones como el enfado, la tristeza o el miedo, ¿qué es lo que nos sucede cuando el nivel de estrés proviene de emociones como la alegría?

Muy probablemente experimentemos una acumulación adictiva de deseo a sumar y seguir sin parar. “Un atracón emocional” que, mientras lo vivimos, disfrutamos de ello sin cuestionarnos como resultará nuestra digestión posterior. En efecto es algo parecido a una indigestión provocada por nuestros más deseados alimentos y platos preferidos: muchas veces los comemos más allá de la saciedad y, pese al disfrute, no paramos en tomar consciencia de si ello será beneficioso o perjudicial para nuestra salud. Y la gran mayoría de las veces  se trata más bien de lo segundo, no por el tipo de alimento, sino por la cantidad de la ingesta. Por esta razón es importante tener claro  y ser más conscientes de cuando estamos cerca de la saciedad y parar, tanto en lo hábitos alimenticios como en cualquier actividad que emprendamos y nos guste realizar nuestra vida.

En definitiva hay un tipo de estrés que se presenta bajo un semblante sexy y seductor, y que nos consume y nos agota mientras disfrutamos de ello. Es el estrés que experimentamos cuando hacemos algo que nos gusta mucho o cuando las cosas nos van bien en general: cuando estamos “en racha” y trabajamos para mantenernos “en la cresta de la ola”.

En ese momento podemos caer en la falacia de pensar que mantenernos en esa cresta surfeando depende de nosotros y que hemos de hacer más muchas cosas para que eso se sostenga: pero en ello perdemos de vista otros aspectos tan prioritarios o importantes en nuestra vida como puede ser la familia, los seres queridos, otras facetas de nuestro negocio o actividad profesional, o simplemente nuestra propia salud por descuidar la manera en la que comemos, dormimos o descansamos y nos alimentamos en esos momentos.

Es muy fácil tomar una determinación para cambiar esa inercia cuando las cosas nos van mal y “sufrimos” el estrés provocado por emociones como la tristeza, el enfado o el miedo: pero, ¿cómo se puede parar esta inercia cuando sentimos que es tan positiva y motivadora para nosotros, pese al desgaste silencioso que produce?

La práctica formal de la atención plena nos ayuda a “drenar” ese exceso de entusiasmo, aunque al principio cuesta: el cuerpo no quiere estar parado, la mente no para de producir ideas que nos seducen y nos mueven a actuar, bajo una incontinencia imparable. Incluso puede ocurrir que acabemos pensando que el parar y salirse momentáneamente de ese flujo, nos hará perder esa ola y que todo se desvanecerá  como por efecto de magia.

Cuando todo esto nos produce muchos impedimentos para la práctica formal, es bueno acompañar las sesiones formales con la adquisición de herramientas conceptuales y filosóficas de ayuda: puede servir a ello la lectura basada en contenidos tan propios del mindfulness como son el principio de impermanencia y volatilidad, el de gratitud, o la falacia de control.

El principio de impermanencia nos viene a recordar que las cosas no duran para siempre: ni para lo bien, ni para lo mal. Esa racha, antes o después, terminará: más vale disfrutar de ella mientras dure, con gratitud.

Agradecer el momento nos va a mantener en la humildad de considerar lo que estamos viviendo como algo especial que merece la pena celebrar y disfrutar, en lugar de afanarse por lo que deseamos que siga permaneciendo en el futuro. Es más, no es la primera vez que aun manteniéndose lo bueno, nuestros hábitos se acostumbran a ello y dejan de verlo como tal, normalizándolo con el tiempo. La gratitud nos ayudará a seguir poniendo en valor lo que tenemos sin por ello desgastarnos en derrochar energías y forzar las situaciones para que se mantengan artificiosamente.

Y la falacia de control nos viene a recordar  que por mucho que tratemos de controlar los acontecimientos, hay factores y variables accidentales que no dominamos o cuyo intento de dominio puede provocar más bien fricciones y conflictos en lugar de traer armonía y fluidez a nuestras vidas: no es la primera vez que el intento de control de algo positivo y deseado acabe siendo causa justo de lo contrario.

En conclusión, no te preocupes de lo que no puedas controlar, disfruta del momento y construye sobre ello un futuro estando abierto a cabalgar de ola en ola, apreciando las diferentes sensaciones que te proporcionan, sin apegarte necesariamente a una y sin tratar de que se mantenga indefinidamente.

Si el estrés puede ser sexy, la serenidad, la gratitud y la apertura al cambio, también pueden serlo.

KEEP READING

La Alegría: La Emoción más Engañosa y Difícil de Gestionar

14/11/2018 |by Roberto Crobu | 0 Comments | Emociones, Inteligencia Emocional, MIndfulness | ,

Dicen los historiadores que los grandes imperios y reinos engendraron su decadencia en los periodos de mayor esplendor.

Curiosamente, algo parecido puede pasarnos a nosotros a nivel personal: ¿son nuestras ruinas y fracasos personales el resultado de una gestión no adecuada de los momentos más afortunados y dichosos? Quizá no siempre, pero qué duda cabe que los estados de mayor alegría y felicidad pueden llevarnos a traicionarnos con mucha facilidad.

Cuando nos encontramos alegres es muy fácil dejarnos llevar por la situación y perder el control y las riendas de las mismas, embriagados de optimismo y confianza.

Practicar la humildad y la autocompasión en esos momentos puede parecer incluso inapropiado, y percibirse como un estorbo a ese flujo de emociones positivas y arrolladoras que no deseamos en absoluto que se interrumpan.

En efecto, si preguntamos sobre meditación, es muy probable que encontremos personas que la practican o la practicaron en momentos  de crisis, de tristeza, miedo, o incluso para gestionar mejor su enfado y frustración, pero pocas veces nos encontramos con personas que afirman meditar en los momentos de mayor dicha, salvo sean éstos meditadores constantes que hayan hecho de la práctica un hábito consolidado y frecuente.

Sin embargo, la alegría, como emoción en sí, requiere el mismo tratamiento y gestión que otras emociones que quizá no provoquen tanta sensación de bienestar. Y ahí reside el aspecto traicionero, ya que de las demás emociones, como el enfado, el miedo o la tristeza, acusamos sus consecuencias negativas y de malestar: pero la alegría no presenta a primera vista, un abanico considerable de sensaciones de malestar: todo lo contrario, nos hace sentir muy bien.

Sin embargo cuanto más alegres nos sintamos, más importante se torna meditar: esto nos hará conectar con la consciencia de que todo es transitorio, llevándonos a experimentar el agradecimiento por los que estamos disfrutando, sin por ello apegarnos y hacer de nuestro estado de ánimo un elemento de dependencia.

La alegría es un estado muy adictivo: y una vez experimentada, no queremos que se termine: queremos más y más. Podemos llegar a buscarla compulsivamente sin darnos cuenta de los graves costes que puede suponer perseguirla: hasta incluso arruinarnos, cometer ofensas a otras personas, faltas de respeto o incluso cometer delitos y matar por conseguirla. ¿Quién no conoce alguna historia de personas, familias, o empresas arruinadas por las drogas, el alcohol,  juego patológico o simplemente por decisiones de negocio desacertadas, tomadas con demasiada alegría y sin la adecuada y necesaria reflexión que sopesa con detenimiento los efectos colaterales derivados de ellas.

Es en ese momento en que acabamos siendo arrastrados por el flujo de entusiasmo que no queremos que pare. Pero ahí reside la semilla de esa traición: el hecho de que no estamos bajo control. No tenemos el control de nosotros mismos y dejamos que los hechos nos gobiernen.

Traición que no hemos de atribuir a la emoción en sí, sino a nuestra propia actitud: la alegría no es traicionera en sí; lo es más bien nuestra actitud de no querer asumir la consciencia de que por sentir placer no hemos de tomarnos como derecho adquirido el seguir disponiendo indefinidamente de lo que nos provoca esa emoción.

Esto no significa que no haya que fluir o “desmelenarse” en algún momento: claro que sí. Disfrutar de los momentos con plenitud es una necesidad humana que hay que atender, pero siempre siendo conscientes de que esos momentos tendrán un fin y que tendremos que ser nosotros quienes lo pongamos: de otra manera es como dejar a un niño con una bolsa de caramelos y golosinas sin enseñarle a auto-regular su deseo y necesidad, poniendo fin a la ingesta cuando encuentre la saciedad física (no la hedónica). Pero aquí viene la pregunta: ¿Cómo vamos a aprender a regularnos para conocer cuando es el momento de poner fin a ese “arrastre”?

La respuesta es tan sencilla como difícil de practicar: escuchando las señales que provienen de nuestro cuerpo y nos indican los inicios de esa saciedad, de cansancio, o de la presencia de pensamientos que inician a desviarnos la atención hacia otros focos.

Curiosamente la atención plena, a través de ejercicios como el Body Scan, la Atención a la Respiración, o a los pensamientos, ayuda a conectar mejor con uno mismo, abriendo ese canal de acceso a las señales que nos envían cuerpo y mente, ganando mayor sensibilidad.

Por esta razón practicar Mindfulness ayuda a una mejor gestión de las emociones y una regulación adecuada de los estados de Alegría y Júbilo,  manteniéndonos dentro de niveles de equilibrio y salud.

 

KEEP READING

En Ejecución el Primer Posgrado Universitario en Mindfulness por Facultad de Economía de la UMU

07/11/2018 |by Roberto Crobu | 0 Comments | MIndfulness | ,

El pasado lunes 22 de Octubre se hizo realidad la primera edición del Posgrado en Mindfulness de la Universidad de Murcia. Organizado por el Centro de Estudios Económicos y Empresariales (CEEE), en colaboración público-privada con el Psicólogo Roberto Crobu, también docente por ese centro de varios formatos pedagógicos sobre esta materia, el Especialista Universitario en Monitor de Mindfulness pretende formar a la primera graduación de profesionales capacitados para dirigir sesiones de Atención Plena.

Forma parte de esta primera graduación un total de once alumnos que, según afirman los primeros docentes y organizadores del programa, se han caracterizado por una gran curiosidad y diligencia en la práctica y en la experimentación en primera persona de los beneficios del Mindfulness.

Se trata de la oferta formativa más ambiciosa y articulada del CEEE, que vio la luz tras dos años largos de estudios y recopilaciones de argumentaciones basadas en evidencias científicas que justificaron su lanzamiento.

Actualmente forman parte de este proyecto un total de trece docentes, cinco de ellos pertenecientes a la misma institución universitaria. Once de los docentes son psicólogos, señalando la importancia que la psicología tiene como disciplina de base para explicar el funcionamiento de la atención plena: “Existe un gran interés por parte de la sociedad para conocer e integrar de manera correcta las pautas de funcionamiento mental que contribuyen al bienestar personal y el  equilibrio en  el día a día, al igual que existen muchos falsos mitos y desinformación al respecto: los psicólogos hemos de divulgar más y contribuir a satisfacer esa necesidad social compartiendo ese conocimiento y aclarando conceptos allá donde haya dudas, no solamente interviniendo como profesionales allá donde se nos necesite, sino capacitando también a aquellos otros profesionales que, sin ser psicólogos, necesiten integrar competencias psicológicas transversales para ejercer su función dentro de su ámbito de actividad profesiónal”, señala Roberto Crobu, quien desarrolló el programa de esta oferta formativa y el modelo pedagógico que subyace a ella. Cuatro psicólogos están especializados en atención plena (Mindfulness): Carmen Alvarez Sandoval, Gianina Iglesias, Manuel Ruiz y el mismo Roberto Crobu. Para el resto de temáticas, el CEEE y Roberto Crobu crearon un formato de Masterclass en las que participarán, como docentes, profesionales del calibre de la nutricionista Marta Garaulet,  la economista especializada en marketing y personal branding Bárbara Hernández, y los psicólogos Pedro Jara, Javier Corbalán, Oscar Sánchez, Laura Wilkis, Ana Canales, Raul Gallego y Esteban Ortiz.

El curso cuenta en su interior y en la primera fase, con el programa completo de atención plena de diez semanas, MBET, creado en 2014 por el mismo coordinador, Roberto Crobu y que se ha impartido en la misma Universidad entre 2015 y 2018 con un total de cuatro ediciones presenciales y en dos formatos totalmente on line, obteniendo siempre el cuórum suficiente de alumnos en todas las convocatorias promovidas. A lo largo del intervalo entre 2015 y 2018 más de medio centenar de personas han experimentado los beneficios del Mindfulness en la Universidad de Murcia, posicionando a la institución como una de las prósperas e innovadoras en el desarrollo de metodologías pedagógicas de entrenamiento en atención plena, junto a instituciones como la Universidad Complutense, la Universidad de Zaragoza, y las Universidades de Valencia, de Barcelona y Málaga.

KEEP READING

Como reconocer la Atención Plena de Otras Prácticas

23/10/2018 |by Roberto Crobu | 0 Comments | MIndfulness, Principios del Mindfulness | , , , ,

Las 5 anclas de Calidad de la Práctica de la Atención Plena

La atención plena es una práctica que, formal o informalmente, puede aplicarse a muchas actividades humanas: de un baile a un paseo; del conducir al comer; de escuchar una música a hacer el amor; de contemplar un paisaje a dialogar con una persona; y como es obvio, también el meditar en determinadas posturas e intenciones.

Por su característica de adherir a todo tipo entorno y situación, se puede llegar a considerar “mindfulness” casi cualquier actividad, lo cual puede llevar a no saber diferenciar en determinadas ocasiones si estamos practicando atención plena o no: si lo estamos practicando adecuadamente y, sobre todo, si lo que nos están proponiendo como atención plena es realmente un ejercicio de mindfulness.

¿Cómo reconocer si una práctica es mindfulness o no?

Para ello hay que fijarse en lo que llamamos las 5 anclas de calidad en la práctica en la atención plena. Todo tipo de actividad, formal o informal, en el supuesto de cumplir con estos cinco requisitos, puede considerarse a todos los efectos un ejercicio de atención plena:

  1. Lentitud
  2. Foco
  3. Atención en Información Sensorial
  4. Exclusividad y Secuencialidad
  5. No Prescripción

Lentitud: todo ejercicio de atención plena tiene que permitir que tanto el cuerpo como la mente ralenticen su velocidad. Todo lo que va rápido no nos permite captar detalles y prestar atención en profundidad a lo que sucede: para hacer un símil, imaginemos pasear por un camino al lado de una carretera, caminando a velocidad normal. Podríamos prestar atención a los detalles del suelo, del paisaje, los pájaros, los fajos de hierbas que ondulan con el aire. Ahora imaginemos ir en coche por la carretera al lado de ese camino, a una velocidad de 120kms/h. Esa velocidad no nos permitiría captar los mismos objetos. Esos detalles desaparecerían de nuestro campo perceptivo. La atención plena ha de permitirnos ir suficientemente despacio para abrir nuestro campo perceptivo a centrar nuestra atención en los pequeños detalles, como en los grandes aspectos.

Foco: todo ejercicio de mindfulness ha de focalizar nuestro campo perceptivo en un objeto, actividad o campo. Es como si contemplando un panorama, decidiéramos ponerle a una parte del mismo, el marco de un cuadro. Seguiremos mirando dentro de ese marco, delimitando nuestra atención en todo el campo perceptivo que entra dentro del mismo. Esa intención la llamamos foco. Un ejercicio que no determina un foco de atención previo a la práctica, con la intención de no modificarlo a lo largo de la misma, no puede considerarse un ejercicio de mindfulness. Del mismo modo podremos considerar la calidad de nuestra práctica valorando si a lo largo de la misma nuestra atención se ha mantenido en ese marco o se ha desviado del mismo.

Atención a la Información sensorial: el hecho de que decidamos cual es el foco de atención, no ha de limitarnos a la hora de poner todos los sentidos en ese objeto de atención. Volviendo al ejemplo de ponerle un marco a un paisaje para su contemplación, esto no nos tiene que impedir abrir nuestro campo perceptivo, viendo, escuchando, saboreando, sintiendo en la piel y en el cuerpo y olfateando todo tipo de información que nos propone la experiencia en el momento en el que estemos prestando atención al contenido de ese marco. Una práctica en la que no estemos tomando consciencia de la información que reciben nuestros sentidos, no puede considerarse a todos los efectos como una práctica de atención plena de calidad: podrá ser un ejercicio de concentración, pero no un ejercicio de atención plena.

Exclusividad y Secuencialidad: toda experiencia de atención plena ha de centrar la atención en un único punto con carácter exclusivo. En la eventualidad de que la experiencia implicara aspectos o acciones complejas, como puede ser una conversación, comer una comida entera, o el conducir,  el concepto de secuencialidad sustituye al de exclusividad, entendiéndose ésta como la realización de una acción tras otra, de manera secuencial. La exclusividad y la secuencialidad son conceptos que se contraponen a la simultaneidad y la multitarea. Con la simultaneidad y la multitarea sucede algo parecido que con la velocidad: no nos permiten captar en profundidad los detalles de las experiencias que vivimos. Cuando hacemos dos o más actividades a la vez, nuestra atención se dispersa ya que nuestra mente no puede enfocar dos puntos de atención con el mismo foco e intensidad, tal como una cámara no puede enfocar cerca y lejos a la vez. Una práctica de atención plena de calidad nos llevará a evitar la multitarea y la simultaneidad con otras actividades.

No prescripción: las prácticas de atención plena han de permitir a la mente captar la información de manera natural, y darse cuenta de los procesos tal como surgen, sin prescribir determinadas actitudes o maneras de sentir o valorar la experiencia. Del mismo modo que han de dejar a la persona libre de captar detalles de la experiencia sin inducir tener ciertos pensamientos o provocar ciertos estados de ánimo, decirle a una persona lo que ha de sentir  o cómo ha de sentirse, enfocar determinados detalles, o cultivar determinados valores éticos o morales. Tampoco han de estimular la imaginación o el prestar atención a determinadas sensaciones que a lo mejor una persona por sí misma no está captando. Toda práctica semejante puede considerarse más bien una visualización, un trance hipnótico o una sugestión, pero no un ejercicio de atención plena – mindfulness.

La próxima vez que alguien te propone un ejercicio o realices una práctica de atención plena y quieres saber si eso que estás haciendo es realmente mindfulness, así como si es mindfulness de calidad, puedes preguntarte:

  • ¿Lo estoy haciendo suficientemente lento?
  • ¿Está mi mente centrada en lo que estoy haciendo?
  • ¿Puedo reconocer la información que están recibiendo mis 5 sentidos (cada uno)?
  • ¿Estoy dedicándome exclusivamente a esa tarea o realizando una tarea a la vez?
  • ¿Tiene mi atención la libertad de dirigirse hacia lo que sucede (foco de atención) sin que ni yo ni otras personas ajenas, la dirijan intencionadamente hacia algún punto?

Si puedes contestar afirmativamente a estas cinco preguntas, entonces estarás practicando atención plena de calidad.

KEEP READING

Como Corregir los 2 patrones mentales del sufrimiento con Mindfulness

03/10/2018 |by Roberto Crobu | 0 Comments | Aprendizaje y Entrenamiento, MIndfulness | , , , ,

Existen dos patrones mentales que pueden conectarte con facilidad al sufrimiento. Estamos tan acostumbrados a funcionar bajo su influencia que nos resultan naturales y espontáneos. Por esta razón siquiera nos damos cuenta de su activación y siquiera los cuestionamos.

Se trata de modos de funcionar de la mente que son habituales y se activan a diario. Pero, dependiendo de los contenidos de los que se alimentan, y el tipo de pensamientos que manejan, pueden convertirse en auto-sabotajes que acaban secuestrando nuestra capacidad de lucidez y equilibrio emocional. Provocan un corto circuito de nuestras facultades atencionales: es decir, atacan a la atención y la atrapan bajo una dinámica contraproducente y perjudicial.

Se trata de la Rumiación y de la Sucesión.

La rumiación consiste en fijarse en un único punto de atención y dar vueltas con los pensamientos a ese mismo punto desde perspectivas diferentes y especulando sobre ellas. Es el caso de aquellas personas que tienen tendencia a obcecarse con un problema. Derivado de ello inician a producir una alta cantidad de pensamientos sobre ese mismo hecho o problema. A veces el elemento de atención siquiera es un problema. Pero esta tendencia al final acaba por hacer que la persona encuentre problemas por el mero dar vueltas y vueltas al mismo asunto. Las personas perfeccionistas, por ejemplo, tienen esta tendencia: buscan constantemente los puntos de mejora de un asunto hasta encontrar irremediablemente algún defecto. Dificilmente logran estar satisfechas por aquello a lo que dan vueltas. Las personas analíticas también suelen mantener activado con frecuencia este modo de funcionamiento. En definitiva, la rumiación es la tendencia de la mente a cerrarse en un único foco atencional  y no ser capaz de alejarse o desapegarse de ello con facilidad. Cuando esto sucede durante el tiempo suficiente para que la mente entre en bucle, la frecuencia de pensamientos sobre el mismo objeto de atención se acelera, provocando sobrecarga mental y cognitiva, agotamiento, estrés o incluso llegar a provocar ansiedad que se une a los estados emocionales provocados por el contenido de esos pensamientos (ansiedad + miedo = terror; ansiedad + tristeza = desesperación; ansiedad + rabia = agresividad).

La Sucesión consiste en tener una disposición de la mente a enlazar pensamientos variados sin control. Aquí la mente, en lugar de cerrarse en un solo punto atencional, salta de pensamiento en pensamiento sin darse cuenta y un criterio concreto. Quizá esto puede recordar a los libros de James Joyce y el famoso “Stream of Consciuosness”  de Virginia Wolf.  Las personas que tienen mayor tendencia a la Sucesión, muestran dificultad en centrar la mente en un foco concreto, a diferencia de entrar y analizar minuciosamente las cosas. Su mente divaga, se dispersa de manera improductiva. Las personas aquejadas por esta tendencia tienen dificultad en mantener un dialogo sobre un asunto sin llegar a conectar por asociación con otros elementos y contenidos que le propone la imaginación o los recuerdos, llegando a confundirse o confundir a sus interlocutores. Suelen tener dificultad en organizar sus acciones e ideas en base a algún criterio, de una manera coherente y ordenada, y seguir pautas con constancia y persistencia. Sienten que el tiempo se les escurre y se les va, implicando una sensación de insatisfacción por no lograr lo que se proponen o no sentirse suficientemente preparadas para afrontar grandes retos o asumir compromisos. Se convierten por ello en “magos de la improvisación” que en ocasiones les resultará efectiva, pero en general les transmite la sensación de que no controlan o no tienen las riendas de su vida. Se trata de personas que llegan a objetivos por aproximación, pero a la vez su gran intuición les lleva a actuar rápido ante las dificultades y encontrar incluso soluciones disruptivas e inmediatas a los problemas, donde otros tardarían mucho tiempo. Son tendencialmente personas creativas siempre y cuando esa tendencia no secuestre su capacidad de atención durante bastante tiempo: cuando esto sucede, en lugar de entrar en bucle, tienden a generar pensamientos nuevos y perderse en ese flujo. Ante un problema buscan preferentemente la huida hacia adelante en lugar del afrontamiento. Cuando esta tendencia se acentúa, el nivel y la rapidez de pensamientos se convierte en su principal enemigo, haciéndoles asumir un perfil “escapista” y evitativo.  Una aceleración de esta tendencia, produce los mismos efectos negativos del bucle de la rumiación, a nivel de estrés y ansiedad.

El mindfulness ayuda precisamente a identificar cual es nuestra tendencia natural a asumir uno u otro patrón. Nos ayuda además a tomar consciencia de cuando este mecanismo se activa, para así controlarlo y gestionarlo.

La disciplina de la atención plena, se fija en el presente, y  consiste en observar los pensamientos que ocurren en todo momento. Esta observación puede llevarnos a dar cuenta de si a lo largo de una sesión de meditación, nuestra mente va cayendo constantemente en un mismo asunto, o en asuntos distintos que no tienen relación entre sí. También podemos hallar la frecuencia de los pensamientos que estemos teniendo en un momento dado, contando el número de su aparición  por minuto. Esto nos dirá hasta qué punto ese mecanismo “nos acelera” en un momento dado.

Finalmente, el entrenamiento del mindfulness nos ayuda a desapegarnos de nuestros pensamientos dejándolos ir, para volver a fijarnos en la respiración. Aprender a manejar este proceso nos ayuda a romper el bucle de la rumiación y cortar el flujo de la Sucesión. El hecho de aprender a ser capaces de no seguir un determinado pensamiento y volver a prestar atención a la respiración, a los sonidos, o a las sensaciones de la piel, nos ayudará a desconectar de un problema con más facilidad e inmediatez, cuando notemos que nuestra mente se esté obcecando en él, así como funcionará de freno domando ese mente que salta sin control de idea en idea.

KEEP READING