0

El Espejismo del Empoderamiento

02/09/2018 | Roberto Crobu | Principios del Mindfulness

Un estudio realizado por los investigadores de la Universidad de Southampton (Reino Unido) devolvió una curiosa conclusión: que el Yoga y la meditación pueden tener efectos tan curiosos como el de “Inflar el Ego”. La lectura de dicho estudio supuso meditar al respecto sobre las formas tan variadas en las que se está aplicando el Mindfulness en el mundo educativo, asociándolo a estrategias que pueden llegar a desvirtuar su propios fundamentos. Esta tendencia se puede encontrar muy evidente en aquellos ambientes del desarrollo personal y de la educación que buscan ayudar a las personas a tener un mejor auto-concepto y “empoderarse” para la vida.

Hay un valor preocupante en el mundo educativo y del desarrollo personal de la actualidad, por parte de algunas corrientes: consiste en enfocar las intervenciones hacia el “empoderamiento” y el refuerzo positivo de las personas. Qué duda cabe que ayudar a las personas a tener un auto-concepto sano sea algo positivo y provechoso. Pero  hay que saber diferenciar el refuerzo positivo gratuito del que sucede al mérito por la adecuada consecución de ciertos logros: el primero no es más que  un cumplido halagador con efecto similares a un subidón de azúcar, mientras que el segundo puede representar el adecuando elemento para incentivar a la persona a crecer.

Hay que tener cuidado con la aplicación de la primera modalidad de refuerzo, ya que si por un lado contribuye a fortalecer el auto-concepto de la persona, puede impedir el desarrollo de un adecuado espíritu de autocrítica, fundamental para su crecimiento y equilibrio emocional.

Y en todo caso hay que saber dosificar ambas modalidades para no incurrir en generar dependencia del refuerzo ajeno. La dependencia es una forma de apego que condiciona y limita a la persona, mermando su posibilidad de ser realmente libre para valorar una situación y actuar de acuerdo con su propia consciencia.

Inflar el auto-concepto de una persona, puede resultar parecido a la asunción de alimentos que contribuyen a la acumulación de grasas en el cuerpo. A medio o largo plazo mermará la agilidad de la persona y su movilidad, contribuyendo a la aparición de ciertas disfunciones. Del mismo modo las personas con un auto-concepto “inflado artificialmente”, pueden caer en un falso bienestar provocado por una seguridad postiza de sí mismos: tan inquebrantable que puede no dejar lugar al beneficio de la duda y la toma de consciencia hacia un mejor equilibrio consigo mismos y con el mundo alrededor. En definitiva, pueden perder agilidad conceptual y de consciencia. Precisamente lo opuesto a los beneficios iniciales del mindfulness.

En definitiva el empoderamiento, no adecuadamente dosificado, como toda forma de poder humano, puede causar embriaguez, adicción y dependencia que a la postre resultan perjudiciales.

Por esta razón toda forma de intervención psicológica, educación o ayuda al desarrollo personal que solo ponga atención en el empoderamiento y que se sirva de la meditación como técnica, sin balancearse con el fomento del espíritu auto-crítico capaz de ayudar a encontrar en la duda un elemento liberador que fomenta la consciencia, el descubrimiento y   el crecimiento humano, estará haciendo uso incorrecto de la técnica, resultando pobre, y perjudicial, además de una manera de tergiversar y violar los principios fundamentales de la atención plena.

 

Sugerencias:

Si quieres aprender Mindfulness desde casa, puedes hacerlo con el Programa On Line de la Universidad de Murcia

Si quieres convertirte en Monitor/a de Mindfulness, puedes lograrlo con el Posgrado de Especialista Universitario den Mindfulness de la Universidad de Murcia.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *